Arquitectura

Se dio énfasis al uso de materiales de la zona y el diseño se inspira en el Altiplano chileno-boliviano. Este tipo de construcción es una mezcla de la cultura indígena con la colonización española, ambos están presentes, y es una buena respuesta al clima y a los materiales que se encuentran en la zona. En la decoración se ha cuidado lo étnico, buscando resaltar las raíces altiplánicas.

El desierto es bello por su silencio y en ese sentido se ha cuidado el silencio visual disminuyendo la carga de color que compite con el paisaje, tanto adentro como afuera. Su construcción es totalmente de adobe, piedras y otros materiales nobles de la zona, como brea y paja, conjugando de un modo muy particular lo rústico, con el refinamiento de sus terminaciones y decoración; la sencillez de los materiales, con el buen gusto y disposición estética de los mismos, dan la sensación de estar en un pequeño pueblo Altiplánico.